OSHO – Terapias Meditativas

Terapias Meditativas

Durante un período de dieciocho meses antes de que Osho dejara su cuerpo, creo un serie de nuevas «terapias meditativas». Extremadamente simples y efectivas implican un mínimo de interacción entre los participantes, pero la energía del grupo ayuda a cada individuo a profundizar más en su propio proceso. No se necesita de ningún terapauta, sino solamente de alguien que haya pasado por el mismo proceso y haya sido convenientemente adiestrado para conducirlo.

Osho Terapias Meditativas

Una de las últimas terapias meditativas de Osho fue la Rosa Mística. El dice que es el mayor avance en la meditación desde que Buda ideó la Vipasana hace veinticinco siglos.

La sociedad ha reprimido la habilidad del hombre para reír y llorar espontáneamente. Durante muchas vidas se nos ha dicho que no riamos, que la vida es un asunto serio. Durante vidas se nos ha dicho que los adultos no lloran, y de esta forma, el dolor, la pena y las lágrimas han sido reprimidas en la profundidad del ser. Esta técnica de meditación libera las lágrimas y risas reprimidas, de forma que no queda nada excepto el cielo abierto del testigo.

La Rosa Mística dura tres semanas y se practica durante tres horas al día.

Primera Parte: La risa.

Durante los primeros siete días de la meditación has de reír sin ningún motivo. El propósito de esta parte es descubrir el lugar, en tu vientre, desde donde surge la risa por sí misma. Siempre que la risa empiece a apagarse, haz giberish y mueve el cuerpo de forma que atravieses la energía bloqueada. A veces, especialmente al acercarse el final de la semana, puede que desees llorar. ¡No lo hagas! Haz regresar de nuevo la energía hacia la risa. Durante los diez últimos minutos de cada sesión, siéntate en silencio y observa.

Segunda Parte: El llanto.

Durante los siguientes siete días deja que fluyan tus lágrimas. En la etapa de la risa se necesita un esfuerzo para continuar; en el llanto no se necesita más que ser consciente, ir hacia adentro y aflojarse. La risa habrá limpiado el camino interior hacia la pena, el dolor y las lágrimas reprimidas; están ahí, somos nosotros que las reprimimos. Permítete a ti mismo llorar profundamente, ruidosamente, limpiando y descargando el corazón. De nuevo, si te sientes estancado, haz giberish para quitar los bloqueos y luego continúa. Para ayudar al llanto puede utilizarse intermitentemente una música suave y triste. Cada sesión finaliza con diez minutos de sentarse en silencio.

Tercera Parte: El observador sobre la colina.

Durante la última semana siéntate en silencio, relajada y confortablemente, con los ojos cerrados, y observa todo lo que va sucediendo dentro. Si te ayuda a volver al estado de ser un testigo, observa la respiración entrando y saliendo, bien a través de la nariz o del ombligo. O bien puedes sintonizar con los sonidos naturales a tu alrededor para regresar al aquí y ahora. Después de unos cuarenta y cinco minutos, levántate y baila con una música suave durante otros quince minutos, observando en todo momento los movimientos del cuerpo más que perdiéndote en la danza.

*****

Osho ha dicho de la Rosa Mística que «Esta es definitivamente mi meditación. Te sorprenderás de que ninguna meditación pueda darte tanto como esta pequeña estrategia. Esta es mi experiencia a través de muchas meditaciones; se han de romper dos capas: la risa y el llanto.»

Y es saludable llorar, sollozar, reír. Actualmente los científicos están descubriendo que el llorar, el sollozar y el reír son inmensamente beneficiosos, no sólo físicamente, sino psicológicamente. Son muy importantes para mantenerte cuerdo. La Humanidad al completo ha perdido un poco el sentido, debido simplemente a que nadie ríe plenamente.

Y todo lo que este mundo necesita es una buena limpieza del corazón respecto a todas las inhibiciones del pasado. Y la risa y las lágrimas hacen las dos cosas. Las lágrimas sacarán toda la agonía oculta en tu interior y la risa te extraerá todo lo que está impidiendo tu éxtasis. Una vez hayas aprendido el arte, resultarás inmensamente sorprendido. ¿Por qué esto no se nos había dicho hasta ahora? Hay una razón: nadie ha deseado que la Humanidad tuviera la frescura de una rosa, ni su fragancia ni su belleza».

La Rosa Mística

Simboliza el que si un hombre cuida la semilla con la que nace, le proporciona el sustento adecuado, le aporta la atmósfera y las vibraciones apropiadas, camina por el sendero correcto en el que la semilla pueda empezar a crecer, entonces el crecimiento supremo e simbolizado como la Rosa Mística, cuando tu ser florece y abre todos sus pétalos y libera su hermosa fragancia.

He creado una nueva terapia meditativa. La primera parte será la risa. Durante tres horas la gente reirá sin motivo alguno. Al escarbar en tu ser durante tres horas te sorprenderás de ver cuantas capas de polvo has acumulado. Esto las cortará como una espada, de un tajo. Durante siete días consecutivos, tres horas cada día … no puedes ni imaginar cuanta transformación puede suceder a tu ser .

Y luego la segunda parte son las lágrimas. La primera parte aparta todo aquello que impide tus lágrimas, todas las inhibiciones de la Humanidad del pasado, todas las represiones. Las separa y aporta un nuevo espacio en tu interior. Pero aún has de caminar unos pasos más para llegar al templo de tu ser porque has estado reprimiendo demasiada tristeza, demasiado desespero, tanta ansiedad, tantas lágrimas. Todo está ahí, cubriendo y destruyendo tu belleza, tu gracia , tu alegría.

La idea mogol era que , y estoy de acuerdo con ella, que vida tras vida vas acumulando; se va conviertiendo en una dura coraza de dolor. Esas heridas y cicatrices se han ido acumulando durante muchas vidas. No son parte del cuerpo; rodean la consciencia que ha de ser liberada. Por eso es que todos los santos y todos los sabios siempre te han estado diciendo, gritando, «¡Ve hacia tu interior!» Tu oyes, pero no no lo haces. Hay una razón por la que no lo haces. sabes que al ir hacia tu interior te encontrarás con dolor; al ir hacia adentro te encontrarás con miseria, con sufrimiento, con agonía. es mejor quedarse afuera, ocupado, entretenido.

Por esto, durante siete días déjate a ti mismo llorar, sollozar sin ningún motivo. Las lágrimas están a punto. has estado impidiendo que afloren. Deja de reprimirlas.

Finalmente la tercera parte es mantenerse como testigo. El Observador desde la Colina.

Después de la risa y de las lágrimas, solamente queda un observante silencio. El permanecer como observador es en sí mismo automáticamente supresivo. El llorar se detiene cuando lo observas, se duerme. Esta meditación libera a uno de la risa y de las lágrimas desde un principio, de forma que no queda nada que suprimir en tu observar. Entonces el observar simplemente abre un cielo puro.

Extracto de YAA-HOO! The Mystic Rose

Nacer de Nuevo

Esta es la tercera en la serie de terapias meditativas. Es un grupo de siete días, de dos horas diarias. Osho ha dicho de este grupo, «Durante la primera hora compórtate como un niño, entra en tu infancia. Todo aquello que querías hacer, hazlo: bailar, cantar, saltar, llorar, gritar… cualquier cosa, en cualquier postura. No hay nada prohibido excepto tocar a los demás. No toques o molestes a nadie en el grupo.

Durante la segunda hora simplemente siéntate en silencio. Te sentirás más fresco, más inocente, y la meditación será más fácil».

Esta deliciosa y poderosa meditación te da la oportunidad de profundizar en el niño que hay en nuestro interior y que no ha sido expresado.

Osho dice esto sobre la primera parte del proceso:

Recerda esto : recobra tu niñez. Todo el mundo suspira por ello , pero nadie hace nada por recobrarla. ¡todos suspiran por ello! la gente continúa diciendo que la infancia es un paraíso y los poetas siguen escribiendo poemas sobre la belleza de la infancia. ¿Quién te lo impide? ¡Recóbrala! Coge esta oportunidad y recóbrala.

La poesía no te ayudará y el recordarla no te servirá de nada. ¿Por qué no volver a ella? ¿Por qué no ser de nuevo un niño? te digo que si eres capaz de volverte de nuevo un niño empezarás a crecer de una forma distinta. Por primera vez estarás realmente vivo. Y en el instante en que tienes ojos de niño, los sentidos de un niño, joven, vibrando con la vida, la vida al completo vibrará contigo. recuerda, es tu vibración la que necesita transformación. El mundo está siempre vibrando en éxtasis, solamente ocurre que tú no estás en sintonía con ello. El problema no es con el mundo, es contigo : tú no estás en sintonía. El mundo está danzando, siempre en celebración, a cada instante está de fiesta. La fiesta prosigue por toda la eternidad, solamente ocurre que no estás sintonizado con ella. Te has separado de ella y te has vuelto muy serio, muy erudito, muy maduro. Estás cerrado.

¡Despréndete de este caparazón! Fluye de nuevo en la corriente de la vida. Cuando llegue la tormenta los árboles danzarán, tú también danzarás. cuando llegue la noche y todo esté oscuro, tú También te oscurecerás. Y por la mañana cuando el sol salga, déjalo que también salga dentro d eti. Sé como un niño y disfruta, sin pensar en el pasado.

Un niño nunca piensa en el pasado. en realidad no tiene pasado en el que pensar. Un niño no está preocupado por el futuro, no posee consciencia del tiempo. Vive totalmente despreocupado. Se mueve momento a momento y nunca se queda con algo incompleto. Cuando se enfada, se enfada y en su enfado le dirá a su madre, «Te odio.» Y no son sólo palabras, son la realidad. En verdad, en ese instante el siente un odio total. Al instante siguiente se saldrá de él y se pondrá a reír y besará a su madre y le dirá , «te quiero.» No hay contradicción. Son dos momentos diferentes. Odiaba totalmente y ahora ama totalmente. Fluye como un río, zigzagueando, pero esté donde esté, dondequiera que esté el río, él es total, fluye.

Durante estos días sé como un niño, total. Si odias, odia; si amas, ama; si te enfadas, enfádate, y si estás alegre , entonces está alegre y baila. No acarrees con nada del pasado. Permanece fiel al momento, no anheles el futuro. Durante estos ocho días, abandona el tiempo. ¡Abandona el tiempo!

Por eso es por lo que te digo que no seas serio, porque cuanto más serio eres, más consciente eres del tiempo. Un niño vive en la eternidad, no existe el tiempo para él. No se da ni cuenta de él. Estos ocho días serán una verdadera meditación si abandonas el tiempo. Vive momento a momento y sé auténtico con ello.

Sé juguetón. Será difícil, porque estás muy estructurado. tienes una armadura a tu alrededor y es muy difícil el aflojarla, relajarla. No puedes bailar, no puedes cantar, no puedes simplemente saltar, no puedes ni gritar ni reír ni sonreír. Incluso aunque desees reír querrás antes tener algo de lo que reírte. Deberá haber alguna causa, solamente entonces serás capaz de llorar y sollozar.

Deja el conocimiento de lado, deja a un lado tu seriedad, sé absolutamente juguetón durante ocho días. No tienes nada que perder. Si no ganas nada, tampoco perderás nada. ¿Qué puedes perder siendo juguetón? pero te digo esto : nunca serás de nuevo el mismo.

Mi insistencia en ser juguetón se debe a esto : quiero llevarte de vuelta al mismo punto en que dejaste de crecer. ha habido un punto de tu infancia en el que dejaste de crecer y empezaste a ser falso. Puede que estuvieras enfadado, de mal humor, enojado y que tu madre o tu padre dijera, «¡No estés enfadado! ¡No es correcto!» eras natural, pero se creó una división y una elección se te presentó. Si hubieras seguido siendo natural nunca hubieras obtenido el amor de tus padres.

Durante estos días deseo devolverte al lugar en que empezaste ha ser «bueno» en vez de ser natural. Sé juguetón para que recuperes tu infancia. será difícil porque tendrás que dejar de lado tus máscaras, tus rostros, tendrás que dejar de lado tu personalidad. pero recuerda, la esencia puede afirmarse solamente cuando la personalidad no está presente, porque tu personalidad se ha convertido en tu prisión. déjala a un lado. Será doloroso, pero vale la pena porque con ello renacerás. Y no hay renacimiento posible sin dolor. Si estás realmente decidido a renacer, entonces acepta el riesgo.

Osho: Meditacion: La Primera y la Ultima Libertad.

No-Mente

Osho introdujo por primera vez la no-mente como parte de sus discursos de la tarde sobre zen. Más tarde se convirtió en un proceso de grupo de siete días de duración. Aquí hay un extracto del discurso en que , por primera vez, Osho introdujo esta meditación :

La primera parte es «gibberish.» La palabra «giberish» proviene de un místico sufí, Jabbar. Jabbar nunca habló lenguaje alguno, solamente decía cosas incoherentes. Aun así tuvo miles de discípulos porque lo que él estaba diciendo era, «Tu mente no es nada más que giberish. Déjala a un lado y tendrás un vislumbre de tu propio ser.»

Para emplear el giberish no digas nada que tenga sentido, no emplees el lenguaje que conoces. Emplea el chino, si desconoces el chino. Usa el japonés, si no sabes japonés. No utilices alemán si sabes alemán. Por primera vez permítete cierta libertad, la misma que tienen los pájaros. Simplemente deja que l cualquier cosa llegue a tu mente sin preocuparte sobre su racionalidad, su lógica, su significado, su sentido, de la misma forma que hacen los pájaros . durante la primera parte deja el lenguaje y la mente de lado.

De aquí nacerá la segunda parte, un gran silencio en el cual habrás de cerrar tus ojos e inmovilizar tu cuerpo, todos sus movimientos, acumular toda tu energía en tu interior. Mantente aquí y ahora.

En la tercera parte te diré, «Déjate ir». entonces relaja tu cuerpo y déjalo caer sin esfuerzo, sin que tu mente controle. Cáete como un saco de arroz.

Cada una de las partes comenzará con un golpe de tambor…

Osho, Live Zen

También te puede interesar: